Berca Ecuestre organizó una charla sobre el Código REGA

José Luis Hervás, ingeniero experto en núcleos zoológicos, adelantó algunas claves para obtenerlo

rega01

Reunión con los Comités Organizadores de concursos.
Foto Manuel Vasco – ANCCE

José Luis Hervás, ingeniero experto en centros hípicos y núcleos zoológicos de QH Ingenieros, y ganadero de caballos de PRE, ofreció el pasado 24 de junio una clarificadora charla sobre el Código REGA, de inminente obligatoriedad para las instalaciones equinas de pequeña capacidad sin ánimo de lucro. La actividad, organizada por la Asociación Berca Ecuestre en el Casino Liberal de Algemesí, reunió a un gran número de criadores algemesinenses y de zonas próximas, además del propio alcalde de la ciudad, quien también participó intensamente en el debate posterior.

“¿Por qué nos lo piden ahora?”, comenzó Hervás, para corregir inmediatamente esta falsa y generalizada percepción: “Tanto la normativa europea (1) como la española (2) sobre identificación de équidos tienen entre unos de sus requisitos que las instalaciones que alberguen estos animales dispongan de un Código REGA”. “Ese código, avisó el ponente, es obligatorio aunque tengamos dos o tres caballos, pues según la Ley de Sanidad Animal se denomina explotación a cualquier instalación en la que se tengan o críen animales, aun sin fines lucrativos”.

“Lo que ocurre, explicó el experto, es que parece que va a ser en octubre, con la última moratoria verbal para mover los equinos mediante el procedimiento actual (aunque precisamente por su carácter verbal es posible que haya otra moratoria), cuando nos lo van a exigir de verdad, en cuanto Conselleria desarrolle la normativa específica”. “El Código REGA, continuó Hervás, se va a asignar desde cada comunidad autónoma a cada explotación para lograr una trazabilidad o, lo que es lo mismo: para saber dónde están los equinos”.

Hervás explicó que para conseguirlo deberá remitirse una completa documentación a Conselleria, que concederá o denegará el REGA en el plazo marcado por la normativa que desarrolle el proceso. “De hecho, recordó el ponente, ya es posible solicitar el Código (Solicitud actual REGA – archivo pdf), aunque muchos ganaderos están esperando el momento en que sea obligatorio y dispongan de más información, pues estos impresos son provisionales y están sujetos a cambios”.

Anticipación: pedirlo ya o prepararse para lo inevitable
Precisamente la falta de información es el principal problema al que deben enfrentarse los aficionados, tanto si desean solicitar ya el código REGA como si esperan a su obligatoriedad. Los primeros están teniendo problemas con uno de los requisitos de la actual solicitud: el certificado de compatibilidad del suelo con la actividad a la que se destina, documento que debe conceder el Ayuntamiento y que muchos consistorios, ante esa ausencia de normativa específica, están denegando (*).

En este sentido, Hervás aconsejó a los ganaderos que argumenten a los técnicos municipales que los caballos deben considerarse a todos los efectos animales de compañía, según estipula la ley autonómica de protección de animales de compañía, que define a los mismos como aquellos que se crían o reproducen con la finalidad de vivir con las personas, con fines educativos, sociales o lúdicos, sin ninguna actividad lucrativa. “Y, por ello, añadió el ponente, no tendrían que tener problema en expedir dicho certificado si no existe normativa especifica que lo prohíba”.

Al mismo tiempo, aprovechando la presencia del alcalde de Algemesí, Hervás hizo un llamamiento a la flexibilidad de los consistorios. “Muchas veces, aclaró el experto, los ayuntamientos creen que para que el suelo pueda albergar caballos hay que pedir una Declaración de Interés Comunitario, y eso no es así”.

De cara a las previsibles exigencias de la solicitud definitiva, e incluso para superar los requisitos de la actual, Hervás aconsejó prepararse basándose en la normativa autonómica ya existente en torno a los equinos, por ejemplo: los mínimos que debe cumplir una instalación para obtener el reconocimiento de núcleo zoológico (3).

El ponente además, aseguró que la normativa específica para obtener el código REGA será “lógicamente mucho más flexible y facilitará las cosas”.

Así mismo, y también para alivio de los pequeños propietarios que asistieron a la charla, Hervás fue proponiendo soluciones alternativas y sencillas para todos los requerimientos de la actual solicitud y adelantándose a los de la que está por venir.

Por ejemplo, el ambiente higiénico de construcciones, instalaciones y equipos, o los recintos y locales de fácil lavado y desinfección que exige el actual documento de solicitud “pueden garantizarse con paredes lisas, suelos de hormigón o bebederos metálicos o de obra”, aseguró Hervás. “Y la dotación de agua potable puede conseguirse mediante el uso de pastillas potabilizadoras de cloro apto para el consumo humano”, añadió.

Según afirmó el ponente: “Otro de los requisitos de la actual solicitud del código REGA, los sistemas seguros y que eviten contagios en la eliminación de aguas residuales y estiércol, pueden superarse, en el primer caso, solicitando un permiso de vertido a la Confederación Hidrográfica o verter a un depósito estanco que luego recoge una empresa autorizada”. “En el caso de los estiércoles, apuntó el ingeniero, se puede construir una plataforma de hormigón impermeable de tamaño proporcional al número de animales y cubriendo los residuos”. En cuanto a la eliminación de cadáveres, Hervás afirmó que es previsible que haya en breve “seguros muy económicos que se hagan cargo, como ocurre ya con los grandes ganaderos”.

“Anticiparse con sentido común y basándose en la normativa que ya existe es la mejor manera de no tener problemas después”, concluyó el experto, que insistió en que las cosas “no nos las pondrán tan difíciles como muchos están temiendo”.


* A fecha de publicación de este artículo se ha conocido que ya se ha mandado a publicar un Decreto definitivo y se ha eliminado el Certificado de Compatibilidad de Uso del Suelo que emite el Ayuntamiento

1 Reglamento 504/208 de 6 de julio que desarrolla las Directivas 90/426 y 427 sobre la identificación de équidos nacidos en la Comunidad

2 RD 1515/2009, que establece el sistema de identificación de animales en el RIIA

3 Decreto 158/1996, artículos 4 y 5, que desarrolla la ley autonómica sobre Protección de animales de compañía (4/1994 de 8 de julio)

Art. 4 Los núcleos zoológicos, para su reconocimiento, deberán cumplir las condiciones sanitarias siguientes:

a) Emplazamiento aislado que evite el contagio y difusión de enfermedades, incluso entre aquellos establecimientos cuyas especies y actividades sean de carácter similar.
b) Construcciones, instalaciones y equipos que proporcionen un ambiente higiénico y que faciliten la aplicación de medidas higiénico- sanitarias.
c) Recintos y locales de fácil lavado y desinfección.
d) Dotación de agua potable.
e) Sistemas para la eliminación de aguas residuales y estiércoles, en su caso, de forma que no entrañen peligro de contagio para otros animales ni para las personas.
f) Medios para la eliminación y destrucción higiénica de cadáveres.
g) Medios para la limpieza y desinfección de locales, materiales, utensilios y vehículos utilizados en el manejo y transporte de animales.

Art. 5


b) Ambiente de los locales de alojamiento. Si los animales permanecen en locales al aire libre deberán disponer de una superficie cubierta a la que tendrán libre acceso para ponerse al abrigo de las inclemencias del tiempo y de la exposición directa al sol y al viento.
Si los animales se alojan en el interior de construcciones deberán existir sistemas que garanticen una adecuada ventilación. En los locales que carezcan de ventanas deberá instalar se un sistema de iluminación que satisfaga las necesidades biológicas de cada especie animal alojada.
c) Espacio. La superficie disponible por animal, sea cual sea el alojamiento previsto, será de 0,10 metros cuadrados por cada kilogramo de peso vivo.
En caso de mantenerse encerrado, la altura del recinto deberá ser, al menos, de 1,5 veces la altura del animal. Estas dimensiones podrán ser superiores cuando el comportamiento habitual del animal así lo exija.

(Solicitud actual REGA – archivo pdf)

Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.